Proyecto Chacuatete del café

 


Importancia del Chacuatete

El Chacuatete, Idiarthron subquadratum Sauss & Pict (Orthoptera: Tettigoniidae), es un insecto común en la región que por lo general carece de importancia económica, sin embargo, a veces puede llegar a preocupar en ciertas áreas de Centroamérica y México. Desde principios de la década de los noventa está causando pérdidas de 40 a 60% de la cosecha del café en parcelas de pequeños productores del municipio de Siltepec, Chiapas. Aunque el área afectada por el momento es relativamente pequeña (ca. 30 hectáreas), se teme que la plaga se disperse hacia otras regiones. También es preocupante que la falta de alternativas de control no químico conlleven al abuso de los insecticidas, con la consecuente contaminación ambiental de las cañadas de este lugar y el envenenamiento de seres humanos y animales domésticos.

Ante esta situación, urge la implementación de medidas de control eficaces, con factibilidad económica y seguras para el ambiente. Desafortunadamente, en México no existe información/conocimiento in situ ni la experiencia en el combate del Chacuatete. Lo anterior se agrava ante los pocos recursos gubernamentales con que se cuenta para realizar acciones de investigación, transferencia de tecnología y control. Por si fuera poco, actualmente, ninguna institución de investigación está estudiando a esta plaga.

Objetivo del proyecto

Con la finalidad de contribuir a reducir estas pérdidas al menor costo ambiental, y para impedir que esta plaga se disperse hacia otras regiones cafetaleras, se propone este proyecto para investigar, como primer paso, la dinámica de la población de la plaga. Con este estudio, se pretende conocer la fluctuación de la población del Chacuatete en relación a la fenología del café, los daños que ocasiona a los cafetos y plantas asociadas, la presencia de enemigos naturales y el efecto de factores abióticos. Se espera que con esta información se diseñen materiales didácticos para capacitar técnicos agrícolas y trabajadores comunitarios, y constituya la base para plantear, como segundo paso, estudios más precisos de bioecología y control que lleven hacia el manejo integrado del Chacuatete.

Antecedentes sobre el Chacuatete

Distribución geográfica

Esta especie se distribuye en cafetales ubicados desde América del Norte hasta América del Sur. Específicamente, se le ha reportado en Colombia, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras y México.

Daños al café

Los cafetos atacados por el Chacuatete muestran lesiones irregulares sobre los bordes de las hojas y en su parte media; también pueden observarse lesiones sobre los brotes tiernos, cogollos y puntas de las ramas; un síntoma más característico es la aparición de frutos verdes y maduros que muestran la pulpa destruida, de tal manera que los granos de café están expuestos. En los ataques fuertes se puede observar destrucción completa de hojas, brotes y ramillas, caída de fruto tierno y destrucción de frutos que muestran sólo el cascarón del pergamino. Estos daños son ocasionados por las mordeduras de las ninfas y adultos de la plaga cuando se alimentan. Los daños pueden ser notorios cuando se presenta destrucción de frutos. En Guatemala el periodo más crítico se presenta de agosto a septiembre, aunque los ataques se pueden observar de mayo a octubre. Con algunas variaciones, este parece ser también el caso para Siltepec. Los daños son más importantes en cafetales muy sombreados y abandonados. En Costa Rica se menciona que a través de los daños ocasionados por el chacuatete pueden entrar hongos fitopatógenos como el caso de la enfermedad conocida como "Derrite" (Phoma costarricensis Echandi).

Biología, ecología y comportamiento

El Chacuatete es un insecto de metamorfosis simple (huevo-ninfa-adulto). Los huevos son alargados y las ninfas y adultos son semejantes a grillos o chapulines. Los adultos son de cuerpo robusto, más o menos cilíndrico, de color verdoso, café-gris o gris claro, con longitud de 5 a 6 cm las hembras. Ninfas y adultos están dotados de fuertes y grandes mandíbulas. Las antenas son muy delgadas y más largas que el cuerpo. Con las patas traseras, que son espinosas, fuertes y largas, pueden saltar. Su capacidad de volar es limitada y en general sus movimientos son torpes. Las hembras poseen un ovipositor en la punta del abdomen de 1.0 a 2.3 cm de longitud, que parece un espolón o punta de navaja y con el cual depositan los huevos. Los machos no tienen ovipositor y son más pequeños. Las ninfas o "saltones" son parecidas a los adultos pero son más pequeñas, de color más claro y carecen de alas para volar.

Las hembras y las ninfas son de hábitos crepusculares y nocturnos, aunque se les puede observar a pleno día cuando ocurren altas infestaciones. Las hembras adultas colocan sus huevos en el suelo y en algunos casos bajo la corteza de las ramas. Los huevos son colocados en masa (de 5 a 50), y una sola hembra puede poner varios centenares. Con las primeras lluvias nacen las ninfas y durante su desarrollo se alimentan de hierbas y se ocultan en lugares sombreados como la hojarasca, troncos podridos y la maleza, particularmente se refugian en plantas como cortinas rompe vientos, las barreras de "Izote", las plantas de plátano o "Guineo", la vara negra y las "Orejas de burro" (Sanseviera sp.). En el Oriente de Guatemala, de agosto a septiembre, aparecen los adultos alimentándose del cafeto y durante esta época se aparean. En octubre se internan nuevamente en la hojarasca. En El Salvador esta plaga se distribuye sobre todo en los cafetales de altura.

No hay reportes de enemigos naturales del Chacuatete. Sin embargo, se ha observado que son depredados por gallinas y perros domésticos, animales que se los comen con gran gusto.

Manejo

No existe una metodología de muestreo del Chacuatete. Al caer las primeras lluvias se recomienda buscar las ninfas o "saltones". Considerando que este insecto es de hábitos crepusculares y nocturnos, durante el día se deben buscar en lugares sombreados (hojarasca, troncos podridos, maleza, cortinas rompe vientos, plantas de plátano, etc.).

Se recomienda manejar la maleza, regular la sombra, evitar basura y troncos podridos en el cafetal y eliminar hojas secas de plátano.

Entre las acciones de control mecánico se sugiere la eliminación de los Chacuatetes a través de trampas mediante el siguiente procedimiento: las trampas se elaboran con canutos de bambú (u otro material parecido), los cuales se cortan en trozos de 30 cm de largo; en el interior del canuto o trampa se coloca un cebo de maíz molido impregnado de melaza; las trampas se colocan en lugares obscuros de la plantación en las inmediaciones de las plantas normalmente utilizadas por los chacuatetes para refugiarse; todos los días las trampas se revisan y los chacuatetes se matan manualmente.

Cuando las infestaciones son fuertes, se recomienda la aplicación al suelo y lugares de refugio de los siguientes insecticidas en polvo: clorpirifos y foxim; la aspersión al follaje de: fention o oxydemetonmetil. También se recomiendan cebos tóxicos elaborados con harina de maíz y metomil que se colocan en el interior de trozos de tallos de 50 cm partidos longitudinalmente y distribuidos en las calles de los cafetales en razón de 50/ha. El periodo más indicado para realizar control químico es un mes después del inicio de las lluvias.

A la fecha no se han intentado actividades relacionadas con el control biológico del Chacuatete.