Proyecto Broca del café

 


Objetivo

Los trabajos sobre esta plaga en ECOSUR se iniciaron a principios de los ochentas con el objetivo de realizar investigación sobre la broca del café (Hypothenemus hampei, Scolytidae), su bio-ecología y la de sus enemigos naturales (parasitoides y entomopatógenos) a fin de generar las bases que permitan diseñar, validar y transferir programas de manejo integrado, proponiendo de esta manera estrategias económicamente sostenibles y ambientalmente seguras.

Logros

Bioecología de broca

En un período de ocho años (1981-1988) se obtuvieron conocimientos básicos concernientes a la distribución espacio-temporal de la infestación, la preferencia de la plaga por especies de café y niveles de sombra del cafetal, la relación de la infestación con respecto al desarrollo del fruto de café, el comportamiento de emergencia de los adultos, entre otros. Estas investigaciones mostraron que la broca no tenía enemigos naturales importantes en la región y que los niveles naturales de mortalidad de adultos no sobrepasan 5% en promedio una vez que éstos penetraban al fruto de café.

Estos resultados, más la condición exótica de la broca, la naturaleza perenne de cultivo del café, la casi ausencia de plagas que ameritan el uso de insecticidas de síntesis en los cafetales, la eventual resistencia de la broca al endosulfan, entre otros, se tomaron como base para implementar un proyecto de investigación de control biológico utilizando parasitoides de origen africano.

Control biológico

La primera fase del proyecto de control biológico (1988-1992) consistió en introducir y establecer en el Soconusco a los betílidos Cephalonomia stephanoderis y Prorops nasuta (Hymenoptera: Bethylidae), dos parasitoides de inmaduros de la broca y a Phymastichus coffea (Hymenoptera: Eulophidae), un parasitoide de adultos. De los tres parasitoides, solamente se pudo avanzar sigficativamente con C. stephanoderis, ya que los pies de cría de los otros dos se perdieron antes de lograr su establecimiento en el campo.

Bioecología de Cephalonomia stephanoderis

Los principales avances con C. stephanoderis han consistido en el desarrollo de una metodología para criarlo masivamente utilizando frutos de café naturalmente infestados por la broca; su establecimiento se ha logrado tanto en el Soconusco como en otras regiones de Chiapas; fue introducido a otros estados mexicanos productores de café, a varios países centroamericanos y a la India; se realizaron investigaciones sobre su biología, en particular sobre la duración del ciclo biológico, sus requerimientos térmicos, sus parámetros poblacionales, la relación de sexos, la competencia intra-especifica, la susceptibilidad a agroquímicos, entre otros. Estas investigaciones han mostrado que C. stephanoderis es un parasitoide con un ciclo biológico ligeramente más corto que el de su huésped, con una fecundidad más elevada y con una proporción de sexos en favor de las hembras, todas ellas características que le dan una importante capacidad reproductiva.

Además, con una esperanza de vida superior a un mes, su elevada capacidad de búsqueda de huéspedes, la actividad depredadora de las hembras, su sobresaliente capacidad de adaptación en campo, su relativa resistencia al inseticida endosulfan y la facilidad con que puede ser criado en insectario, hacen que este parasitoide presente un buen potencial como agente de biocontrol de H. hampei. 

Producción masiva de Cephalonomia stephanoderis

Sin embargo, los resultados obtenidos sugieren que la actividad de este parasitoide es fuertemente limitada, primero por la cosecha de los frutos infestados, después, por la escasez de huéspedes durante el período intercosechas. Por lo tanto, se considera que para lograr un impacto significativo sobre las poblaciones de la broca en el corto plazo, será necesario liberar masivamente a este parasitoide. Estimaciones preliminares nos sugieren que mínimamente se requerirá la liberación de 50 mil parasitoides adultos por hectárea durante la intercosecha (marzo-abril), período que se ha considerado como el más adecuado para efectuar las liberaciones: hacia el final de la intercosecha las poblaciones de la broca se encuentran en cantidades reducidas y muy concentradas como adultos en los frutos residuales, de tal manera que las liberaciones en este momento pretenden aprovechar la actividad depredadora del parasitoide como método de control; además, se considera que actuar en este momento tiene la ventaja de eliminar las poblaciones de la plaga que propician la infestación en los frutos de la próxima cosecha.

La principal limitante ante tal estrategia es la producción en masa del parasitoide. Con los métodos actualmente disponibles no es factible criar varios millones de individuos por día. Un paso para lograrlo es la cría de la broca en un medio artificial económico que a su vez constituya el sustrato para la cría del parasitoide. Al respecto, y como parte de una segunda fase del proyecto, en ECOSUR se han dado pasos significativos con el desarrollo de la dieta merídica "ECOBROVILL-160". Se considera que también es importante avanzar en la automatización del sistema de cría, para lo cual, se estan buscando los recursos y socios para instalar una planta piloto de cría masiva. Esta planta tendría los objetivos de validar la tecnología desarrollada y representar un medio de demostración para empresas interesadas en criar masivamente al parasitoide.

Cría rural de Cephalonomia stephanoderis

Mientras estas investigaciones estan en marcha, la estrategia más viable para el control de la broca a través de métodos no químicos, lo constituye la cría rural de los parasitoides, método que fue desarrollado por ECOSUR desde 1989. Este sistema de cría. que lo efectúan los propios cafeticultores en sus comunidades, está proporcionando resultados satisfactorios en el control de la broca. Su adopción por los cafeticultores, sobre todo los que cultivan café orgánico, ha sido sobresaliente. Caracterizado por ser un método sencillo y barato que combina el control cultural y biológico, una de las principales limitante que tiene es la necesidad de al menos tres horas diarias de atención por un período de no menos de cinco años sucesivos.

Prorops nasuta

En el caso de los otros parasitoides, en 1992 se reintrodujo P. nasuta desde Brasil y actualmente su cría en laboratorio se realiza exitosamente. El programa de liberaciones en campo  inició en 1993, sin embargo, no se ha logrado su establecimiento.

Phymastichus coffea

Con respecto a P. coffea se introdujo desde Guatemala en marzo de 2000 y su cría en laboratorio se desarrolla normalmente. También se han hecho varias liberaciones en campo con el objetivo de propiciar su establecimiento.

Entomopatógenos

Como complemento de las investigaciones sobre el manejo integrado de la broca del café, se continúa con la selección de cepas de Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae, dos hongos entomopatógenos; las cepas de B. bassiana más agresivas sobre la broca en los bioensayos de patogenecidad fueron Bb4, Bb25 y Bb26, y las de M. anisopliae las Ma4 y Ma3. El parasitoide de C. stephanoderis ha resultado ser más tolerante que la broca hacia ambas especies de patógenos, característica deseable en la integración de métodos de control. Otros entomopatógenos bajo estudio son los nematodos Steinernema carpocapsae y varias especies de Heterorhabdittis spp., así como la bacteria Bacillus thuringiensis.

Enemigos naturales nativos

Además de estos agentes de control biológico de la broca, actualmente se tiene bajo estudio a un parasitoide  (Cephalonomia hyalinipennis) y a un nematodo (Thylenchidae), ambos nativos en la región del Soconusco.

Investigación Participativa

Además de los estudios biológicos, como parte del proyecto se realizan estudios sobre los aspectos socioeconómicos del manejo de la broca (MIB). En particular, se está realizando una evaluación del MIB en parcelas de agricultores bajo un enfoque participativo, y se está investigando la participación de la mujer en las actividades del MIB.